Las macrogranjas en el Café Cultural

0
269

¿Qué son las macrogranjas?

Las macrogranjas son instalaciones de ganadería intensiva que acogen a miles de cabezas de ganado en una única instalación. “Son granjas de ganadería con gran cantidad de animales cuyo alimento procede de lejos —principalmente de Sudamérica, donde la producción de pienso es muy barata—. Los animales de las macrogranjas no salen al campo en ningún momento”. No hay un número exacto de animales que diferencie una macrogranja ni existe una catalogación oficial del término. “Se entiende mejor qué es una macrogranja comparándola con una granja extensiva, en la que los animales pastan y hay una ligazón de la producción con el territorio”. Un experto asegura que es muy difícil establecer a partir de cuántos animales podemos hablar de este tipo de instalaciones o estimar cuántas macrogranjas hay en España. “No es solo el número de animales, influyen otros factores”, finaliza.

Podcast – Para escuchar en el móvil, tocar el text: Reproduir en Navegador

Letra y música: Eva Gómez

¿Qué diferencia la ganadería intensiva y la extensiva?
En la ganadería intensiva los animales se alimentan de piensos y viven en naves industriales. En la extensiva, se alimentan de pastos y no viven continuamente en lugares cerrados. Una macrogranja es ganadería intensiva elevada a su máxima expresión.

¿Qué efectos negativos tiene una macrogranja en la población?

Los principales son la contaminación del suelo y las aguas, además de los malos olores.

La contaminación se produce por la generación de purines, es decir, excrementos mezclados con agua. Estos, cargados de nitratos, van a parar a unas balsas que al ser vaciadas diezman los terrenos agrícolas y contaminan el agua de los acuíferos. Este problema es especialmente relevante en Cataluña, una de las comunidades que más carne de cerdo produce: 7 de cada 10 acuíferos están contaminados en la comunidad según los criterios europeos.

“El ecosistema en torno a las macrogranjas no puede asimilar la inmensa cantidad de orines y otros desechos de los animales. La regulación establece que el ganadero debe distribuir los purines para que no contaminen el suelo y el agua, pero entonces perdería toda la rentabilidad en gasoil. Con un cerdo, el suelo no sufre. Con 30.000, con esas densidad en tan poco espacio, es imposible”.

Daniel Ortiz, investigador posdoctoral de la Universidad de California Davis, indica que en algunas zonas cercanas a algunas macrogranjas “no se puede beber el agua de grifo” por la filtración de nitratos. “Además”, continúa, “las macrogranjas tienen otros efectos indirectos como la zoonosis —enfermedades que se transmiten entre los animales vertebrados y el hombre— o la deforestación en las zonas del mundo que producen los piensos”. También destaca las emisiones de amoniaco derivadas de estas instalaciones.

Los promotores de las macrogranjas defienden los puestos de trabajo que genera esta industria en zonas despobladas, pero un estudio reciente de Ecologistas en Acción señala que no están fijando habitantes. El texto analiza centenares de municipios de menos de 5.000 vecinos alejados de grandes ciudades donde hay una gran carga porcina intensiva —de 5.000 a más de 100.000 animales— y los compara con otros cercanos y con población similar pero sin estas instalaciones. En el 74% de las comparativas, las localidades con estas macrogranjas pierden más población o ganan menos habitantes que las que no las tienen. “El olor es insoportable, nunca te acostumbras”, dice un vecino afectado en este reportaje, que cuenta cómo es la vida cerca de una macrogranja.

Estas instalaciones “externalizan sus costes”, explica Rosa Díez, de la plataforma Stop Ganadería Industrial, informa Miguel Ángel Medina. “La supuesta carne barata lo es porque externaliza la contaminación que genera y los gastos sanitarios. Paga poco en costes laborales y necesita de unos piensos que tienen un coste medioambiental para el planeta. Es un modelo que tiene muchas externalidades y sus consecuencias las asumen quienes viven en el mundo rural”, dice Díez. “Es pura economía de escala. Generan tanto con tan pocos costes que pueden bajar muchísimo los precios, lo que hace mucho daño a los productores locales. Lo que vemos en la Unión Europea es que están desapareciendo esas explotaciones pequeñas y están aumentando las macrogranjas”, añade Ortiz.

elpais.com

Deixar una resposta:

Please enter your comment!
Please enter your name here