ARCHIVOS MUNICIPALES: BENICALAF, RUBAU, SANTA COLOMA

0
762

Joaquín García Casares /Licenciado en Filosofía e Historia

Como sabemos, en la Val de Segó existió una quincena de pueblos, caseríos y alquerías que fueron desapareciendo paulatinamente, como Albacet, o integrándose en los pueblos contiguos; permaneciendo en la actualidad cinco poblaciones bien consolidadas; sin embargo, algunos de los desaparecidos perduraron hasta finales del siglo XIX, incluso, después de su desaparición legal, a mediados del siglo, mantuvieron cierta población y alguna actividad social, como los pueblos que nos ocupan, sobre todo Benicalaf.

Obviamente, en esta ocasión no podemos hablar propiamente del “archivo municipal de”, dado que no existen los pueblos; sino que nos vamos a referir a un patrimonio documental que se encuentra diseminado por los archivos municipales de Les Valls, mayoritariamente en el de Benavites, donde se guarda gran parte de los documentos conocidos de Benicalaf, a cuyo municipio fue anexionado, con notable desacuerdo por parte de algunos vecinos del mismo pueblo y ciertos propietarios de tierras de los pueblos limítrofes, de lo que se derivaron consecuencias luctuosas. También guarda documentos de Rubau y de Santa Coloma; que, así mismo, aparecen en otros archivos, como el de Faura.

Así pues, vamos a presentar algunas pinceladas sobre estas poblaciones que podemos extraer de los expedientes preservados entre el patrimonio documental de archivos municipales limítrofes.

Como sucede en el resto de las poblaciones, la documentación existente se refiere a cuestiones variopintas: propiedad de la tierra, población, religiosidad, reparto de impuestos, actas municipales, presupuestos, listas cobratorias, etc.; la cual se encuentra, obviamente, en diferentes estadios de conservación; desde los documentos y expedientes incompletos, más o menos dañados, hasta los que se encuentran íntegros, mejor conservados, pero afectados por el transcurso del tiempo, la humedad, su reutilización, correcciones de diferentes épocas, etc.

Respecto a BENICALAF es necesario mencionar la documentación relativa a la constitución de la Cofradía de Nuestra Señora del Roser, uno de los documentos de mayor antigüedad, fechado en el año 1633, auspiciada por el entonces cura párroco residente en Almenara.

Para seguir leyendo el interesante trabajo de investigación de Joaquín García, pinche la siguiente foto.

Deixar una resposta:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí