Descoberta de la «Mare de Déu dels Desemparats» de Faura i història i tradició de la festivitat a València

0
441

Jesús Peñarrocha Altabella /Cronista Oficial de Benavites

A Valencia le cabe el honor de haber sido la cuna de esta devoción mariana de signo profundamente humano y universal, una historia trágica y consoladora a la vez, señala el proceso de su formación a lo largo del siglo XV.

Un ilustre valenciano, el Padre Mercedario, Juan Gilabert Jofré, amigo de San Vicente Ferrer, es quien proclama desde el púlpito de la catedral de Valencia, la feliz iniciativa que ha de determinar la nueva advocación, símbolo protector de varias obras de caridad.

En la mañana del 24 de febrero de 1409, fray Gilabert Jofré al dirigirse a la catedral para predicar el sermón del primer domingo de cuaresma, ve a un tropel de muchachos  insultando y maltratando a un pobre demente, quedando vivamente impresionado.

Al terminar el sermón dirigió a los presentes las siguientes palabras:

«Hermanos, en la presente ciudad hay muchas obras de caridad, pero aún falta una que es de gran necesidad cual es la de un hospital donde los pobres dementes sean acogidos y atendidos». A los 19 días después el Consejo General de la Ciudad estudiaba el proyecto del Hospital y tan sólo dos meses después comenzaron las obras, confirmándolas el rey Don Martín el Humano.

Los promotores de este hospital quisieron que estuviera bajo el patrocinio directo de la  Santísima Virgen, bajo la advocación de «Hospital los Santos Inocentes y a denominarlo:  «Hospital de Nuestra Señora Santa María de los Inocentes».

De este modo surgió una nueva advocación mariana con su imagen peculiar determinada  por la adición de las figuras de dos inocentes mártires junto a la Virgen, como símbolo de los acogidos en el Hospital.

En el año 1413 el predicador Mosén Joan de Rodella, impulsó la constitución de la «Cofradía de la Virgen de los Desamparados», para asegurar el mantenimiento del hospital y aún al mismo sepelio de los dementes, acompañados con la imagen. El Papa Benedicto XIII, bendecía la constitución de dicha Cofradía mediante Bula de 4 de marzo de 1414, y el Rey Don Fernando de Antequera, pocos meses después, el 24 de agosto, sancionaba las ordenanzas de la nueva Cofradía de Santa María de los Inocentes. Dicha Cofradía pronto comenzó a extender su radio de acción a los indigentes, huérfanos, ajusticiados, a los ahogados en el mar, mujeres de la mancebía y allá donde hubiera una necesidad material o moral.

Pasado algunos años Don Fernando el Católico, en fecha 3 de junio de 1493, firmó el privilegio por el que se concedía a la Cofradía; el título de la «Sagrada Virgen María de los Inocentes y Desamparados», centrando el fervor religioso del pueblo valenciano y a  extenderse por España y otras naciones, y en 1684, se estableció celebrar su fiesta el segundo domingo de mayo, y desde 1667, se venera la festividad de la Virgen de los Desamparados en la actual Basílica construida por el Cabildo de la Cofradía y considerada como el centro espiritual de la Región Valenciana.

Las parroquias de la Vall de Segó fundaron desde su creación como tales en el siglo XVII, las correspondientes Cofradías bajo esta sentida devoción a la Virgen María con la advocación de Virgen de los Desamparados.

Pasadas las nefastas fechas de la guerra civil española, donde fueron quemadas todas las imágenes de las  parroquias privándonos de tan importante patrimonio cultural y religioso, prontamente fueron repuestas las imágenes de especial devoción, continuando actualmente con la celebración de dicha fiesta, destacando especialmente en su perseverancias las Cofradías de Faura y Quartell que todos los años se vuelcan en esta sentida festividad en honor de nuestra Patrona.

El Papa Juan XXIII, declaró a la Virgen de los Desamparados, Patrona del antiguo Reino de Valencia.

Nos cabe la dicha recordar que en los años de la coronación de la Virgen de los Desamparados, el hijo ilustre de Benavites, prelado de la ciudad de Gerona, Don José Vila Martínez era el Capellán de la Cofradía de la Virgen de los Desamparados de la ciudad de Valencia.

Finalizamos  esta crónica mariana, señalando la visita de la Virgen Peregrina de los Desamparados a la Villa de Benavites, en fecha 26 al 27 de abril de 2003, siendo párroco don Ramón Micó Colorner con una gran y fervorosa acogida.

A continuació poden veure imatges de la «Descoberta de la Mare de Déu dels Desemparats», Faura 2022 i escoltar podcast de Jesús Peñarrocha.

 

Deixar una resposta:

Please enter your comment!
Please enter your name here