El alcalde de Benavites, Carlos Gil, absuelto del presunto delito de malos tratos contra su mujer

0
524

La jueza apunta que la demandante «sostiene un discurso poco firme, con un relato de hechos poco preciso»

El Juzgado de lo Penal número 11 de València ha absuelto al alcalde de Benavites, Carlos Gil Santiago, del presunto delito de violencia de género del que le acusaba su ex mujer. Cabe recordar que los hechos se produjeron el 4 de septiembre de 2020, sobre las 22:30 horas, cuando la entonces mujer de Carlos Gil, de la que estaba en trámites de separación, denunció que había sufrido una agresión por lo que el diputado provincial fue detenido aunque, posteriormente, el juez acordó su libertad provisional con la imposición de una orden de alejamiento y la prohibición de comunicarse con la víctima durante tres meses. Gil siempre ha negado estos hechos.

Tras el procesamiento del alcalde de Benavites por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Sagunto, esta semana se ha producido el juicio rápido en el Juzgado de lo Penal número 11 de València en la que la Fiscalía le solicitaba a Carlos Gil, por un presunto delito de maltrato, la pena de diez meses de prisión así como la prohibición de aproximarse a su ex mujer a menos de 300 metros y comunicarse con ella durante dos años. Del mismo modo, por un presunto delito leve de injurias se le solicitaba la pena de diez días de localización permanente y abono de las costas procesales.

Por su parte, la acusación solicitaba, por el delito de maltrato, la pena de un año de prisión y la prohibición de aproximarse a la demandante a menos de 500 metros y comunicarse con ella por tiempo de tres años, con la medida de control y vigilancia del dispositivo electrónico; además, por el delito de amenazas, se le pedía la pena de otro año de prisión y la prohibición de aproximarse a su ex mujer a menos de 500 metros y comunicarse con ella por otros tres años, y por el delito leve de injurias, la pena de treinta días de localización permanente y la prohibición de aproximarse a la demandante por tres años, además del pago de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular y, en concepto de responsabilidad civil, una indemnización de 3.000 euros, por los daños morales padecidos. La defensa de Carlos Gil pedía su libre absolución.

Finalmente, la jueza encargada de este caso ha fallado a favor del diputado provincial alegando que la denunciante «sostiene un discurso poco firme, con un relato de hechos poco preciso, incurriendo en diversas contradicciones en el curso de su declaración y sin llegar a manifestar de modo rotundo que fuera el acusado el causante de sus lesiones, sin ofrecer un relato coherente en el que se pudiera conocer cómo ocurrieron los hechos».

Como informan desde el Juzgado de lo Penal número 11 de València contra esta sentencia se puede interponer recurso de apelación en el plazo de diez días desde su notificación ante la Audiencia Provincial de València. Cabe recordar que a causa de este procesamiento, Carlos Gil, fue expulsado del Grupo Popular en la Diputación de València momento en el cual el alcalde de Benavites pidió su baja del PP para pasarse al grupo de no adscritos perdiendo los populares la única alcaldía que habían conseguido en el Camp de Morvedre tras las últimas elecciones municipales.

Fuente: eleconomico.es

Deixar una resposta:

Please enter your comment!
Please enter your name here