PAVÍAS RECUPERA LOS CASALICIOS DEL ANTIGUO CALVARIO

0
309

Jose Ángel Planillo 
-Guía Oficial de Turismo en Alto Palancia y Sagunto

Los miembros de la Asociación Cultural Artea han culminado este proyecto de recuperación de un espacio perdido de la localidad tras 25 años desde que se gestara y 20 desde que se dieron los primero pasos

La Asociación Cultural Artea de Pavías ha realizado la restauración de varias estaciones del viejo calvario de la población, del que apenas quedaba recuerdo entre sus vecinos. Ni los más mayores recordaban haber subido procesionando por él, y poco era lo que restaba de los viejos casalicios, pues únicamente quedaban dos embebidos en los muros de sendas viviendas del casco urbano y los restos de otros dos pilones por la ladera del monte del Calvario.

La iniciativa se pensó hace varias décadas, concretamente en 1998, pero por distintas circunstancias, su ejecución se fue dilatando con los años. Los primeros pasos se dieron en 2002, cuando se contactó con un artesano de la cerámica que, con las fotos y bocetos de los dos azulejos existentes, creó el resto que ilustran este tipo de construcciones. Pero tras su adquisición, quedaron almacenados en un cuarto del ayuntamiento esperando que se reconstruyesen las estaciones. 

Construcción

Y el turno de este proceso por fin llegó este año. Lo primero fue recuperar el recorrido del mismo gracias a los testimonios de algunos vecinos, indicando que tenía su inicio junto al manantial de la Cueva Santa y se adentraba hacia el Barrio de la Fuente. Desde allí, se había de ascender a lo alto del monte del Calvario, donde como ya se ha dicho quedaban los restos de un pilón, creando para ello un recorrido zigzagueante para facilitar el ascenso a la colina. 

Una vez realizado el camino, llegó la hora de reponer las estaciones. Primero se rehicieron las existentes con materiales nuevos pero conservando sus formas, y después se levantaron las nuevas gracias a un molde construido ex-profeso, empleando para ello hormigón armado y pintura blanca, y colocando los azulejos de hace dos décadas en el espacio preparado para ellos. 

Ahora, los vecinos contemplan orgullosos desde la plaza de la iglesia y la calle mayor el resultado, y aunque son conscientes que este espacio no recupere su función religiosa, desde luego constituye un nuevo lugar de destino de paseos desde donde disfrutar de unas vistas panorámicas de la localidad distinto a los habituales. 

Vista del Calvario

Deixar una resposta:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí